Un encuentro inesperado

amor-de-mi-vida

Está anocheciendo,

la luna quiere aparecer,

ignorante, paseo sin rumbo,

ajeno a lo que me va a suceder.

Mis manos, tímidas, en mis bolsillos,

el camino sigue y sigue,

de repente me atraviesa un escalofrío,

y en la distancia puedo sentir,

que al verte tengo ganas de volver a vivir.

Una belleza morena, pálida y misteriosa,

pasea casi a mi lado,

nos miramos de reojo,

y me sonríes, tan silenciosa.

Mil pensamientos pasan por mi mente,

¿podré saludarte?

¿podré hablarte?

y lo que más me preocupa ahora,

¿seré capaz de enamorarte?

Por que ahora que te he visto,

jamás te podré olvidar,

una vida esperando este momento,

y no lo quiero dejar escapar.

Me paro un momento y te miro fijamente,

pareces no darte cuenta,

sin embargo, unas palabras, muy dulces,

parecen llamar a mi puerta.

A partir de ahí, me siento como en mil nubes,

tu perfume, tu voz, tu piel,

me convierten en tu esclavo,

como el oso que va a la miel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *