Suspiro al teléfono

telefonoPerdona vida mía, por esta llamada a media noche

pero necesitaba tu voz de nuevo escuchar.

Por un sólo instante déjame sentirte cerca

a pesar que te prometí no molestarte nunca más,

admito sin culpa que es una necesidad

más fuerte que mi propia conciencia y verdad.

Es una locura, quererte tanto y no besarte,

es una locura pensarte tanto y no abrazarte,

es una locura vivir sin amarte.

Perdona vida mía, por esta llamada de despedida,

es mi voz sin sonido y mi alma sin energía

que buscan de alguna forma acercarme a ti.

Trataré de una vida nueva llevar,

aunque muy penosa será

la carga que he de soportar,

y por tu ausencia he de llorar.

Algún día te veré, de nuevo por calle al pasar

no dudes ni un segundo

que yo te seguiré amando en soledad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *