Lo que pudo haber sido y no fue

26

Nada duele más que ver al amor escapar,
lo veo como huye, por debajo de mi ropa
a través de mi piel.
Mi alma llora, añora tu dulce voz como la miel.

Has venido y has llegado a lo más profundo,
enamorarme de esta manera tan grande,
es algo que no parece de este mundo.

¿Que será de mi ahora?
¿No ves como mi alma por ti llora?
Ya no podré volver a tenerte,
mirarte a los ojos de cerca
y de la mano poder cogerte.

El amor duele, pero duele de verdad,
cuando un hombre siente profundo,
no hay lugar para la mezquindad.

Espero que vuelvas, hay lágrimas en mis ojos,
no tardes mucho, o moriré,
me ahogaré en mis sollozos.

La única mujer, la chica más bella,
digna del más puro amor,
el más verdadero que jamás conoció dolor.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *