El cielo en tus brazos

119

Cuando me tomas de la mano, todo reluce,

por que tu piel tiene el aroma más dulce.

La primera vez que besé tus labios,

sabía que no podría olvidar

y que para el resto de mis días, y para siempre

a tu lado querría siempre estar.

Tu rostro es como el de un ángel,

tu voz cánticos celestiales,

y tus besos tan dulces,

que no parece reales.

Nada me da más miedo que perderte,

y en el firmamento verte desvanecerte.

Mi vida sin ti ya no tiene sentido,

quiero que me digas “Te quiero”,

susurrando junto a mi oído,

por que no habrá más amor

que como este sea más querido,

tan grande que después de la muerte,

no conocerá jamás al olvido.

Te amo, y quiero compartir todo contigo,

por que mi mundo está junto a tu ombligo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *